ROCK CMS

Ecommerce.

En realidad, habría que decir primero que NO es ROCK CMS. ROCK CMS no es un CMS. No podemos compararlo con Prestashop o Wordpress porque no está pensado para Plug&Play, es decir, no está pensado para que sea de fácil instalación y funcione para cualquier objetivo. ¿Esto es positivo? Pues sí, porque el producto que se obtiene finalmente no es un “arreglo” para que le sirva algo al cliente, sino un “traje a medida”.

Entonces, ¿cuál es la finalidad de tener ROCK CMS si al final es un traje a medida? La maquetación de la administración, la maquetación de páginas comunes del frontend (como la de error o de información), muchas funciones, muchas extensiones de soporte para correos o PDF, etc. Todas estas cosas y muchas más se comparten entre proyectos diferentes, ya sean tiendas online o no. El objetivo de ROCK CMS es ahorrar tiempo (y, por tanto, dinero) reutilizando cosas que ya se han hecho y se volverán a necesitar.

Por tanto, ROCK CMS se puede tomar como una plantilla. Esta plantilla se amolda a las necesidades del cliente. Incluso si al cliente le sirve ROCK CMS tal y como está (sólo habría que cambiarle el diseño del frontend) alguna funcionalidad hay que se le puede adaptar mejor a sus necesidades, o algo se puede quitar que le sobra y le estorba.